EL PROCESO EXPANSIONISTA ROMANO

Y LA CRISIS TARDO REPUBLICANA


Andrés Sáez Geoffroy.

Pedagogía en Historia, Geografía y Ed. Cívica.

Ayudante de Modelos Fundacionales de Organización Social


I.- GENERALIDADES DEL PROCESO EXPANSIONISTA ROMANO


1.1.- El Marco geográfico:

No se puede hacer referencia al expansionismo romano sin antes describir cuales son las áreas hacia donde se dirige este proceso. Dentro del proceso de expansión de la urbe romana podemos distinguir 4 áreas esenciales:

a) Su Hinterland: Correspondiendo esta área lo que Mommsen[1] denomina las fronteras naturales romanas, es decir, la península itálica desde el Valle del Po y la Galia Cisalpina hasta la isla aledaña de Sicilia. Toda esta zona es la que se ve implicada en la guerra contra latinos, samnitas y otras comunidades itálicas, la guerra contra Tarento y la primera guerra púnica.

b) El Mediterráneo Occidental: Esta es el área que se encuentra al oeste de la península itálica, incluye la zona del norte de áfrica, denominada en aquellos tiempos como Mauritania, Numidia y África[2]. Toda la península Ibérica es decir la Hispania de aquellos tiempos dividida en varias zonas, la zona de la Galia Narbonense con Masilia y la desembocadura del Ródano, la islas Baleares, la isla de Córcega y Cerdeña, y las islas menores, de Malta y Pantelaria.

c) El Mediterráneo oriental: Esta es el área que se encuentra hacia el este de la península itálica, incluye la zona del Adriático con Iliria, el Epiro, Macedonia, Grecia y el Helesponto, el Asia Menor, Los reinos helenísticos del mar negro, Siria, Celesria y Palestina, Egipto, la islas del Egeo y Cirenaica con Tripolitania.

d) Otras área interiores: Estas zona las áreas que se encuentran cercanas al Mediterráneo pero cuyas zonas no son bañadas por este mar y se encuentran a una distancia lejana[3]. Aquí encontramos la Galia Transalpina y la zona del limes del Rin y la zona del limes del Danubio que en la época solo es alcanzada en algunas zonas. También entran en estas categorías la zona del Cáucaso y Armenia, así como el valle del Tigris y Éufrates lugares donde muchos romanos se aventuraron no sin mala suerte.

1.2.- Las rutas y recursos comerciales:

Así como hubo áreas geográficas hacia donde los romanos apuntaron para desarrollar el proceso expansionista, también estas áreas tendieron a coincidir con los principales puntos de tráfico comercial de la antigüedad.

a) El área oriental con dos áreas claves de comercio, la zona de Fenicia – Siria con Tiro, Sidón y Biblos donde llegaba productos del extremo oriente, sobre todo telas, aceites, bienes exóticos y tinturas, era la puerta de salida de los metales y otros productos del mediterráneo. El otro puerto era la desembocadura del Nilo: Alejandría, lugar de donde llegaban los esclavos de Nubia y los materiales agrarios y el oro por el cual era tan famoso Egipto.

b) La zona de Grecia y el Egeo, donde el punto clave es el puerto libre de Rodas, lugar de donde se dirigen los bienes hacia el mar negro o llegan de este, éste puerto es un lugar clave de intercambio por su favorable posición geopolítica.

c) La zona del norte de África (Túnez), donde Cartago ocupa el principal lugar, pues poseía los lazos con la zona de Siria[4] y además controlaba las rutas que venían del interior de África con bienes lujosos necesarios para los patricios romanos. La posición estratégica de Cartago permitía ejercer control sobre el mediterráneo occidental y todas las áreas que ya se han mencionado.

d) la zona de Hispania y la Galia Narbonense, lugar de salida de objetos agrarios y minerales que se encuentran al interior de ambas zonas, lo importante aquí son los puertos como Masilia en el caso de Narbona y Tarraco y/o Sagunto en el caso de Hispania.

e) Y por último el sur de Italia, con Tarento, lugar de entrada y salida de las mercaderías de la península itálica.

1.3.- Los móviles de la expansión

Todo proceso no ocurre ipso facto, en el caso de la expansión romana intervienen una serie de factores claves para que se inicie el proceso expansionista y desarrolle de manera favorable para Roma. La cuestión de los móviles, se refiere a los objetivos por los cuales el aparato estatal romano y sus diversos mecanismos intervinieron en el proceso, de esta forma los móviles son diversos y la expansión no posee un solo móvil sino que varios, los cuales no están aislados entre si.

Uno de los móviles era el control del Hinterland inmediato, por el cual podemos hacer referencia al famoso refrán romano “si vis pacem para bellum”[5], esto quiere decir que la pervivencia del régimen y el estado romano estaba en directa relación con su capacidad de derrotar a los pueblos y comunidades aledañas que le disputaban el dominio local. Otro de las cuestiones relaciones con este móvil es que al derrotar y anexionar aquellos pueblos se incrementaba el ager publicus y por tanto el área económicamente utilizable para la agricultura y la ganadería, sobre todo por la aristocracia senatorial y algunos grupos ecuestres, tal como señala Pericot “ llegó un momento en que los patricios, dueños del gobierno, dejaron de pagar las cuotas y confundieron los bienes arrendados con los que les pertenecían en propiedad, formándose inmensas posesiones” [6]

Otro de los móviles centrales de la política exterior romana fue control del Mediterráneo, y no solo refiriéndose a una sola área sino al mediterráneo en general. Por una parte la potencia marítima de Cartago dominaba el acceso hacia el mediterráneo occidental e impedía el paso romano, en un segundo lugar esta Tarento que controlaba el paso de las mercancías del comercio interno itálico pero a su vez era el núcleo de la resistencia de los que quedaba de las colonias griegas y por tanto poseía una valor simbólico. A esto, se suman el hecho de dominar las áreas comerciales ya vistas que implicaba controlarlas para sacar un provecho directo del dominio y saciar las diversas necesidades de los romanos tanto en bienes básicos, bienes de lujo y exóticos.

Un tercer móvil es el Imperialismo como nueva forma de producción aquí se encuentran “quienes ven en el «imperialismo» el instrumento de un nuevo régimen de producción, el esclavismo, en exclusivo beneficio de la clase dominante romana”[7] el imperialismo romano no solo se abocó al dominio territorial, ni de personas, cuestión que solo llegó de hecho con la creación de provincias y por tanto la anexión. El dominio romano tuvo que ver la periferización de su economía al trasladar a las zonas dependientes la producción, mientras la península itálica se convertía en un parásito de de la economía periférica, de la cual se enviaban a Roma los tributos y productos producidas. Muestra de esta cuestión es que cuando el imperio se dividió en el siglo IV d.C, Roma que se encontró dueña de la parte occidental, al perder las provincias orientales su economía se resintió tanto que no pudo sostenerse por mucho tiempo en pie.

Este es un móvil de clase, la necesidad Aristocrática, es un móvil que mezcla por un lado cuestiones sociológicas y económicas; económicas pues mientras más se expandiera el ager publicus en teoría más tierras y recursos dispondría la clase senatorial para explotar y en consecuencia se acrecentaría el poder del ordo senatorial. Y en el orden sociológico pues la expansión si es triunfante traía victoria, gloria, triunfus, virtu, etc. a quien desempeñaba el mando durante la expansión y por tanto daban a las familias de los hombres beneficiarios de aquel triunfo una eminencia en los asuntos del estado, que es lo que se señala Bravo que señala que “Otros historiadores piensan que la aristocracia senatorial romana no se habría movido por incentivos económicos sensu strictu sino políticos, dado que la virtus, gloria o triumphus militares garantizaban su preeminencia política en el Estado” [8]

Un último móvil es consolidación del sistema político, el principal órgano de la política interna romana era el senado y las magistraturas. Por tanto el senado al dirigir la política expansionista era quien poseía los créditos para nombrar hombres de sus filas para las diversas misiones, así como determinar hacia que lugares apuntar la expansión y auto beneficiarse en la medida que los senadores eran quienes capturaban el botín y repartían el ager publicus. Igualmente con las guerras de expansión se irán borrando las diferencias entre plebeyos y patricios inaugurándose en el siglo II d.C la consolidación del sistema republicano.

1.4.- Mecanismos de la política expansionista

1.4.1 Derecho:

El derecho romano cumplía dos funciones respecto a la expansión del imperio: la exclusión o inclusión de los individuos de las áreas dominadas, para esto el estado creó una serie de categorías jurídicas con el fin de no perder aliados y también para que los romanos conservaran la supremacía. “Roma ofrecía a sus ciudadanos cierto grado de protección una forma de vida que hemos dado en llamar con mejor o pero acierto “civilizada” y la integración en el mayo estado que jamás conociera el mundo occidental”[9] La primera categoría era el Cives Romani es decir la ciudadanía romana plena, con derecho a sufragio, derechos civiles y económicos, el ius Latii ó derecho latino que solo se les concedía algunas prerrogativas económicas y sociales, el ius italicum ó civitas foederata que eran una ciudadanía civil pero siempre con un margen de beneficio para Roma. Roma mediante estas cuestiones esperaba que las ciudades y comunidades se unieran a su imperio deseando acceder a la ciudadanía romana y así obtener la protección romana. “La concesión tan generosa del derecho de ciudadanía romana en sus diferentes modalidades no sólo fue una jugada diplomática, también sentó las bases para el acrecentamiento del manpower (potencial humano) romano y, con ello, para la unificación de la península en un mismo marco estatal”[10]

Por otro lado el derecho tuvo la otorgación de beneficios a comunidades que se ligaban a Roma ó permanecían leales a esta por el temor de la venganza, a estas comunidades se les dejaba mantener las autoridades locales, pero siempre vigiladas por Roma, esta práctica no siempre fue común y fue la base desde la cual se creó el cuerpo social de decenviros o municipales. “Era pertenecer a lo que llamaba civitas (…) significaba vivir en una sociedad donde, aun con sus grandes injusticias, imperaba el gobierno de la ley” p.53[11]

Por último, y ya en el siglo II d.C, la creación de provincias es otra forma en que el derecho romano simplemente anexiona ciertas áreas para ser administradas directamente por Roma y sus diversos cánones.

1.4.2 Diplomacia:

El dicho clave por el cual se movía la diplomacia romana era “divide et impera”[12], de esto se desprende que la misión de la diplomacia romana era neutralizar enemigos mediante alianzas con otras potencias, siéndole favorables respecto otras potencias por ejemplo en casos de arbitraje, dándoles concesiones o provocando conflictos en la cual el enemigo se viera involucrado para así debilitarlo como por ejemplo estimular conflicto limítrofes, o simplemente crear coaliciones de diversos reinos para atacar al enemigo. Otro punto que poseía la diplomacia fue la creación de protectorados y reinos títeres que le aseguraban apoyo y un cinturón defensivo a Roma. “Los romanos actuaron en forma excelente al tomar las decisiones diplomáticas correctas; fueron soberbios diplomáticos (…) fueron perspicaces al extender la ciudadanía y al permitir la autonomía en asuntos internos”[13]

El rol de la diplomacia romana fue clave para la expansión, pues desarrollo un trabajo meticuloso para que Roma apareciera cercana a sus aliados, y que siempre intervenía en algún conflicto cuando el derecho le era favorable y por lo tanto le permitía invocar la “guerra justa”. “El derecho romano introdujo también en Europa la idea crucial de que era preciso regular la propia guerra y que, por encima de todo, no debían entablarse contiendas con el simple propósito personal”[14] p.55

1.4.3 El Ejército:

El ejército era el encargado de la defensa del Estado, la conquista y posesión territorial y humana. En el fondo no puedo haber existido expansión sin ejército que asegurase la vida misma del estado. El ejército romano se forjó a través de sangre y hierro debido a las continuas luchas en Italia, lo que en consecuencia significó la creación de un mecanismo profesional y preparado para las funciones que debía cumplir, en ese sentido el ejército era el brazo armado del estado.

El ejército en tiempos de paz poseía aproximadamente 4 Legiones permanentes

(16.800 Hombres) y 10 movilizables (40.000 Hombres), lo que conjunto a la unidad del estado ante los conflictos externos significaba la movilización de un número significativo de individuos profesionalmente armadas inigualable por otra potencia mediterráneo a la fecha, “Al insistir a sus aliados de la confederación romana sobre el servicio militar, Roma prácticamente movilizó paran sus guerras todo el potencial militar humano disponible en Italia” [15]de ahí otro refrán latino “ense et aratro”[16] para hacer referencia que todos los campesinos romanos y asociados en los tiempos de dificultad podían y debían empuñar las armas.

Y por último el ejército está intrínsecamente relacionado con las necesidades de Triunfus de la aristocracia que solo se podía lograr mediante la posesión de algún título militar y que relacionaba directamente con la nobilitas romana.

II.- Las guerras púnicas y el Mediterráneo occidental

2.1.- Crisis Pirro Tarentina

Mientras Roma forjaba su paso de la época monárquica a la época republicana y se enfrentaba a latinos y samnitas, surgía en el intertanto dos potencias mediterráneas Siracusa y Tarento. (S.VI) la primera controlando el comercio con Cartago y el oriente y la segunda siendo el punto de salida o entrada del mercado interno de la península itálica y por tanto del sistema comercial del cual Roma dependía. Roma en su avance hacia el sur contra latinos y samnitas (504 a.C – 295 a.C). “Hacía ya largos años que marcha lenta, pero ininterrumpida de Roma hacia el sur inquietaba a Tarento, que había sido la autora de gran parte de la coaliciones itálicas contra la ciudad del Tíber.” [17] había Roma firmado una tratado con Tarento, en el cual Roma ni Tarento se comprometían a cruzar en armas, una línea imaginaria en el promontorio de Lacinio (303 a.C). Roma violando el tratado el 281 a.C al colocar algunas guarniciones en ciudades al sur de la línea, señaló que como había sido firmado hace 30 años atrás el tratado actualmente no poseía ninguna validez.

Entonces Tarento viéndose que pronto sería atacada por Roma y que no poseía un ejército para resistir el embate, llamó al rey Pirro de Epiro. “Pirro no se resignaba a ser el rey de un puñado de montañeses vasallos de Macedonia, y soñó con ser el <<Alejandro de Occidente>> atribuyéndose el proyecto de fundar un imperio helénico occidental[18] Este personaje, que se autodenominó defensor de los griegos contra los romanos desembarcó con 30.000 hombres en Tarento, y se enfrentó con Roma en una corta guerra:

Ø 1ra Fase: Pirro hizo una serie de paseos militares en Centro Italia y Sicilia (280 a.C) logrando conquistar grandes cantidades de terreno, y volviendo a dominar zonas romanas que nuevamente pasan a ser dominio griego, no obstante lo anterior esta situación no durara más de un año.

Ø 2da Fase: Roma viéndose asustada, por la invasión y por las victorias iníciales de Pirro y Tarento, firma un tratado con Cartago el 279 a.C, el acuerdo sería que Cartago y Siracusa presionarían a Pirro en Sicilia haciéndolo abandonar la isla, mientras Roma iniciaba una ofensiva en la península (279 – 275 a.C).

Ø 3ra Fase: Finalmente Pirro es rechazado en Sicilia, vence Pírricamente[19] en Beneventum el (275 a.C) y se retira de Italia. Cartago ocupa la mitad occidental de Sicilia y Roma se apodera del sur de Italia.

Como consecuencias directa de la guerra Roma quedó dueña del comercio interno de Italia, pues dominó Tarento, igualmente el dominio de Tarento implicó que Roma entrara en lazos con Grecia, la victoria les valió a los romanos que se le quitara el apelativo de bárbaros. “Roma no sólo amplía su territorio, sino que se moderniza y se democratiza. Las guerras púnicas, obligando a aumentar los efectivos bélicos harán el resto” p.89[20]

Con el término de la guerra se puso fin del “Triángulo, entre Pirro – Cartago – Roma, al ser eliminado Pirro, y entraron en conflicto Cartago con Roma.

2.2 Primera Guerra Púnica

Cartago tuvo sus orígenes como colonia Fenicia, factoría comercial y el monopolio que poseía de las rutas comerciales con oriente, debido a los lazos que la unían con Fenicia. Su estado se hallaba símilmente organizado como al estado Romano, con dos jueces, magistraturas y una aristocracia que controlaba el aparato estatal. Cartago en el siglo V a.C había desarrollado un Imperialismo libio – africano que le permitió controlar el hinterland inmediato con áreas de gran poder de cultivo a pesar de ser un área desértica. Su poder era marítimo y colonial: llegó a controlar Sicilia, Cerdeña, Córcega, las Baleares, España, Malta y Pantelaria. Su debilidad estaba en que no podía dominar territorialmente estas áreas por que su ejército mercenario. Por tanto su condición geopolítica de las áreas que utilizaba cerraban el paso romano hacia occidente, y este sería el inicio del conflicto.

Terminada la guerra de Tarento, Mesina entró en Guerra con Cartago y Siracusa (264 a.C), la primera para poder zafarse de la ocupación cartaginesa y siracusana se unió a la confederación romana, lo que implicó que Roma enviara tropas y ayuda militar a Mesina para luchar contra Cartago y su aliada, así se inició la primera guerra púnica. Roma intervenía en un conflicto para defender a su aliado, esta imagen de defender lo justo le valió el apoyo del resto de las ciudades itálicas. La intervención en Siracusa implicaba el fin de la política continental pues Roma adquiría una ciudad unida a su liga que estaba fuera del continente y entraba en guerra con una potencia que tampoco se encontraba en la península itálica.

Mientras todo esto ocurría, Hierón II de Siracusa cambia de bando, en una hábil maniobra de la diplomacia romana en la cual se le hace ver que Roma, una vez liberada Messina, marchará sobre Siracusa la tomará y se le expulsara del trono, ante esta cuestión Hierón decide convertirse en aliado de Roma.

2.2.1 Las fases del conflicto:

Ø Fase Naval:

Al iniciarse el conflicto Roma no poseía armada que le permitiera movilizar sus hombres a través del mar por tanto los inicios de la guerra fueron para construir una armada (263 – 260 a.C) y mantener libre a Messina, ambos objetivos logrados, mientras Cartago se preocupaba por cortar las rutas comerciales con los puertos itálicos. Una vez que la armada romana estuvo lista y construyera los barcos llamados quinquerreme superiores a los trirremes cartagineses, se libraron dos batallas en las costas de Sicilia la Batalla de Mylae (259 a.C) y la Batalla Tindaris (258 a.C) ambas con un resultado favorable a los romanos que pudieron romper el bloqueo y llevar la guerra a la isla.

Ø Fase Terrestre

Una vez que Roma pudo desembarcar hombres en la isla, logra tomar Agrigento y se libra la Batalla de Ecnomos (256 a.C) con un resultado favorable ni para Roma ni Cartago. La invasión romana en la isla provocó que los cartagineses se encerraran en sus fortalezas en Sicilia esperando apoyo marítimo de Cartago así surgirá la figura de Amílcar Barca que jurara odio eterno a los romanos.

Ø Fase Africana

Encerrados los cartagineses en la isla, los romanos quedaron libres para invadir Túnez. Una vez hecha la invasión Cartago bien defendida logra rechazar a los invasores, se libran las Batallas de Lilibeo y Egates (241 a.C) en la costa occidental siciliana y Cartago agotada propone la paz y Roma la acepta.

2.2.2 Consecuencias de la Primera guerra púnica

Se firma un tratado el 241 a.C entre Amílcar delegado cartaginés y Catulo delgado romano. Cartago debe abandonar sus posesiones en la isla de Sicilia, tanto Roma como Cartago se comprometen no interferir dentro de las confederaciones y Cartago debe hacer pago de unas fuertes de contribuciones de Guerra. Al igual que en 1919 Versalles abonó el terreno para una nueva guerra, el tratado entre Roma y Cartago provocaba lo mismo. Roma así se extendía hasta sus fronteras naturales. “La guerra había destruido muchas riquezas, tanto en Roma como Cartago, y en la crisis económica sub siguiente esta última se mostró también más débil que su enemiga” [21]

2,3 – Interregno entre la Primera guerra púnica y la segunda guerra púnica.

Con la derrota cartaginesa estallo en Cartago lo que se denominó Guerra inexpiable. Las contribuciones de guerra fijadas por Roma impedían el pago de los sueldos a las tropas mercenarias que se sublevaron y tomaron todo el territorio dominado por Roma. Roma aprovechándose de las circunstancias le ofreció su ayuda a Cartago…a cambio de Cerdeña y Córcega, la situación cartaginesa era tan delicada que Cartago acepto sobre la mesa y Roma envió mercenarios que sofocaron la revuelta permitiendo la existencia y elaboración de un nuevo estado Cartaginés.

Amílcar que se sintió humillado pro la derrota cartaginesa y la intervención romana decidió buscar nuevos rumbos para fundar una nueva Cartago, junto a su yerno Asdrúbal y su hijo Aníbal inició la colonización de la Hispania del Sur, fundando Cartago Nova. “En la pausa entre ambas guerras púnicas, Cartago experimentó una recuperación inusitada bajo el liderazgo del general que había tenido un éxito momentáneo en Sicilia durante la primera guerra púbica: Amílcar Barca. El extendió los dominios de Cartago a España como compensación de los territorios perdidos a manos de Roma”[22]

Roma viendo nuevamente que se le abría un flanco externo firmó en el intertanto un tratado el 226 a.C con los bárcidas[23] en la cual ni Roma ni Cartago avanzarían al sur y norte del Ebro respectivamente. Pero este tratado nunca ha sido posible de determinar si realmente era el Ebro, pues como señaña Pericot “Cartago había prohibido a Aníbal faltar a los acuerdos concluidos con Roma; pero la ciudad estaba al sur del Ebro, es decir situada en la zona de influencia cartaginesa definida en el acuerdo del 226 a.C (…) según Polibio, Roma había concluido una alianza con Sagunto. Según Apio Claudio…” [24]

Mientras, Cartago colonizaba por medio de los bárcidas Hispania, Roma conquista la Galia Cisalpina, Liguria y los Galos (226 – 220 a.C) e Iliria. “Mientras Roma conquistaba Córcega, Cerdeña y la Galia Cisalpina, desarrollaba también su influencia en el Adriático y ponía el pie en la costa de Iliria, base de su futuro dominio sobre Grecia (…) [su dominio] constituirían el primer eslabón, el preliminar de las ulteriores hostilidades con el rey macedonio y con el mundo helénico, sistema nervioso del la cultura mediterránea antigua.” [25]

2.4 – La segunda Guerra púnica.

Para lo romanos las causas de la guerra, son el desquite que tarde o temprano tendría que provocar Cartago contra Roma, esta idea es de carácter nacionalistas y oculta las lucubraciones que Roma hizo para aparentar su ingreso a la guerra de manera justificada.

Como ya se ha mencionado en Hispania se elaboraron dos áreas de influencias por el tratado entre romanos y cartagineses, es así que ocurre el asunto de Sagunto, Sagunto es una ciudad que está al sur del Ebro, y que estuvo asediada por cartagineses siendo tomada por estos el 219 a.C, mientras estos ocurría Sagunto solicitaba entrar a la federación romana, la aceptó e inició una serie de presiones diplomáticas que no obstante no lograron nada. Roma no intervino inmediatamente a favor de Sagunto por que estaba al sur del Ebro. Pero Aníbal un año después le dio los motivos para entrar nuevamente en conflicto: éste cruzaba el Ebro y se dirigía a Italia. El cónsul Sempronio en respuesta ocupó Malta, la nube de la guerra ya se vislumbraba en el horizonte.

2.4.1 Fases de la guerra.

Aníbal en sus inicios logró invadir Italia provocando graves derrotas a Roma (Cannas 217 a.C),estuvo 8 años en Italia pero no pudo tomar Roma, a pesar de haber internacionalizado el conflicto con el corto ingreso de Macedonia en la guerra, “Durante las guerras púnicas, Roma llegó a estar muy consciente de los estados helenísticos del mediterráneo oriental cuando el rey de Macedonia estableció una alianza con Aníbal después de la batalla de Cannas” [26] Le faltaba el apoyo político de Cartago que nunca vio con buenos ojos la colonización bárcida de España. Sin el apoyo de soldados ni pertrechos, intentó reunirse con su hermano Asdrúbal en el Metauro (207 a.C), siendo derrotados, mientras España era ocupada por Publico Cornelio Escipión y se invadía África, Aníbal abandonó Roma se dirigió a Cartago siendo finalmente derrotado en Zama (202 a.C), Cartago estaba arruinada, lo suficiente para no volver levantarse jamás.

Factores que explicarían la victoria romana:

2.5 – Consecuencias del conflicto.

Para Cartago el conflicto significó la pérdida definitiva de Hispania, el pago de una fuerte contribución de guerra superior con creces a la de la primera guerra púnica y la pérdida de la flota, debió otorgarle la independencia a Numidia que se convirtió en una reino títere, tuvo que cesar los contratos de mercenarios y por tanto quedarse sin ejército y Aníbal hubo de ser desterrado para posteriormente ser asesinado.

Para Roma la guerra significaron los primeros contactos con Oriente, sobre todo con Macedonia, Para Roma desde ahora sería endémico el aumento de los efectivos y gastos militares para mantener el orden exterior y así iniciar una nueva guerra de expansión que se orientaría a Hispania y el mediterráneo oriental, “las guerras púnicas habían inaugurado en el mediterráneo una fase por así decirlo mundial. Hasta entonces los conflictos habían sido cantonales. Por primera vez, bajo la acción de Roma, se pondrán en contacto en breve las dos mitades oriental y occidental del Mediterráneo. Las guerras púnicas habían obligado a poner en movimiento efectivos y áreas navales y terrestres desconocidas hasta entonces”[27]. Con la pérdida de ciudadanos ocurre la “Democratización de Facto” (Pericot), donde por la pérdida de ciudadanos, los plebeyos de origen medio pudieron acceder a las magistraturas, por ejemplo el 216 a.C a pesar de ser ilegal subieron al consulado dos plebeyos. “Por aquel entonces había ya en Roma ricos empresarios que podían acudir en ayuda del estado con grandes créditos para el armamento y las obras de construcción. Se abrió así paso a un proceso de desarrollo que en el siglo II a.C condujo al nacimiento de una capa social muy importante de empresarios acaudalados, hombres de comercio y banqueros, y que de esta forma contribuyó al nacimiento del orden ecuestre”[28] es así que aparecen los Publicanos como hombres de negocios asociado a la mantención del ejército y el cobro de impuestos provinciales,

2.6 – Consecuencias sociales en Roma: El cambio de estructura.

Con el fin de la guerra surge en Roma un cambio de estructura social. La guerra había significado la muerte de soldados, aristócratas y campesinos, así como la destrucción de vastas hectáreas productivas “La nuevas condiciones se originaban en parte de las repercusiones directas que tuvo para Italia la segunda guerra púnica, consistentes en la decadencia y proletarización del campesinado itálico, en la formación de grandes fincas y en el paso de la utilización masiva de los esclavos en la producción”[29]. A esto, sólo los aristócratas debido a sus ahorros logran comprar las devastadas granjas de los campesinos más pobres o de las granjas que habían perdido su dueño acrecentando aún más su poder y su dominio sobre áreas más grandes consolidando su latifundio y su poder. Esto provocó la migración de cientos de campesinos a la ciudad, generándose una presión que explotara a fines del siglo II d.C. De acuerdo a los grupos sociales el impacto será el siguiente:

· Aristocracia: Compuesta por el Ordo Senatorum, descendientes de los antiguos nobles fundadores de Roma y que poseían todo el poder político, acrecentándose con la expansión debido al control senatorial de los ejércitos y los cargos así como de las reparticiones del ager publicus, surgen después de la guerra los Homini novum (hombres nuevos) que por riqueza y ciertos parentescos nobiliarios logran ingresar a ciertos cargos públicos sobre todo al tribunado de la plebe; de estos hombres nuevos surgen los populares grupo social que luchará por los intereses de los pobres de manera demagógica para controlar el poder político, por otro lado existirán los optimates grupo social de la rancia aristocracia senatorial cuya opción política será fortalecer el senado por sobre cualquier otra magistratura, el choque entre estos dos grupos será la causa de la crisis del siglo I a.C. “Desde la segunda guerra púnica la aristocracia pudo cimentar con mas fuerza que antes su posición dirigente. Los triunfos de Roma frente a Aníbal y después en oriente fueron la mejor validación de su política, al tiempo que los beneficios de la expansión redundaron, antes que nada en su propio beneficio” .[30]

· Orden equester: Con la expansión los comerciantes y grupos de riqueza media, lograron mayores ganancias debido a los servicios prestados de avituallamiento de las legiones y de la Roma misma durante la guerra, en honor a aquello surgen las sociedades de Publicani (publicanos) sujetos cobradores de impuestos y de otras concesiones estatales señaladas por el senado, se crea así un grupo de Plutocratas cada vez mas relacionados con el orden senatorial en vista de créditos y otro tipos de financiamiento, perteneciendo además a este grupo los comerciantes, artesanos, oficios, y oficiales de la caballería

· Libertos: Esclavos manumisos que por la guerra sus patrones no podían mantener, estos grupos engrosaron la clientela urbana de los señores y paulatinamente fueron tratados casi igualmente como hombres libres, poseyendo sus pontífices, entre otros. El Rol de estos sujetos estuvo ligado a “la formación en Roma y en muchas ciudades itálicas de una importante capa artesanal tuvo lugar en el siglo II a.C en conexión con el florecimiento económico, que se debía, por una parte, a la evolución en el sector agrario hacia una economía de plantaciones muy lucrativa, y por otro, a la creciente relevancia del comercio exterior, la actividad empresarial y el uso del dinero” p.77[31]

· Socii: (o socios) Surgen muchos grupos provinciales con derechos municipales e imperiales sobre explotados por los publicanos y los senadores, que llegado el siglo I a.C se levantaran muchas veces contra la dominación romana en búsqueda de la ciudadanía romana.

· Proletarii, pobres o desarrapados: Inmigrantes campesinos que se convirtieron en habitantes urbanos muy pobres que constituirán una masa hambrienta que solicitará tierra, granos y apoyo del estado, “El motín de los pobretones en Roma no era otra cosa que la concentración de una material político y social altamente inflamable: se trataba de una masa popular que era perfectamente consciente de su pésima situación y deseaba escapar a toda costa de ese estado” [32], estos serán la masa hacia la cual demagógicamente se orienten los populares ó hombres nuevos para constituir clientelas y sus ejércitos a raíz de las reformas marianas.

Una de las consecuencias de la guerra fue la consolidación de los esclavos como “instrumentos productivos”, “La importancia de la esclavitud para la economía romana se hizo enorme en el plazo de muy corto tiempo tras la segunda guerra púbica, por la sencilla razón de que la oferta y la demanda de esta rentable fuerza de trabajo crecieron súbita y simultáneamente” p.83[33]

III.- La expansión hacia Hispania

y el mediterráneo oriental

3.1.- Hispania.

Con la desaparición de Cartago en escena, Roma rápidamente mediante una feroz campaña volvió a retomar Sagunto, Gades, Cartago Nova y Masilia, que habían caído en manos de los locales en su gran mayoría. Los locales, los “celtiberos”, eran salvajes para los romanos, luchaban y atacaba en masa y eran muy temidos por los romanos. Roma se vio en dificultades para dominar el área, por la salvajidad de los locales, hacia el 157 a.C los locales se sublevaron y destruyeron cosechas, pueblos y lo que encontraron a su paso para rechazar al invasor.

Roma hasta el 150 a.C aproximadamente mantuvo solo el dominio costero, hacia el 134 a.C la familia Escipión y Viriato realizaron una campaña para la conquista de Hispania que significó la fundación de Numancia y Palencia. Se establecieron dos zonas una en la que hoy día es Granada y Andalucía que se denominó Hispania Citerior y otra en la que hoy es Aragón y Cataluña que se le llamó Hispania Ulterior. Hispania significó un alto gasto militar pero que fue compensado una vez pacificada hacia el 134 a.C por las minas de plata, cobre, vino y aceite que Roma pudo extraer, esto unido a que los locales sublevados fueron convertidos en esclavos.

3.2 El sistema de Estados del Mediterráneo Oriental.

Roma en las guerras púnicas había entrado en contacto con los reinos helenísticos que conformaban el sistema de estados del mediterráneo oriental, estos estados tenían a su vez diversas rencillas entre si, que Roma aprovechó a su favor para batirlos separadamente mediante actos diplomáticos y la más abierta agresión durante todo el siglo II a.C. Se distinguen tres estados y cuarto grupo de estados menores

· Macedonia Antigónida: Que tenía bajo su control la zona de Grecia y las islas del Egeo, lugares donde también confluían los intereses de egipcios y sirios. Macedonia entró en conflicto con Roma por la conquista de esta última de iliria y en las guerras púnicas cuando se alió con Aníbal, por tanto una vez terminado el avance en el mediterráneo occidental las fuerzas romanas inmediatamente se dirigieron a Grecia para “liberarla” del yugo macedónico.

· Seléucidas: Cuya área era Siria, lugar de donde salía y llegaban las mercaderías del mediterráneo, lugar de paso entre Asia Menor y Egipto, un área geopolíticamente necesaria para Egipto y por la cual ambas monarquía lucharon desde su misma existencia.

· Lágidas: El Egipto Lágida o Tolomeíco que era sin duda el más rico de los reinos helenísticos, poseían el control del delta del Nilo y por tanto de todo el comercio de Egipto y su interior. Siempre tuvo constantes conflictos con los Seléucidas por Siria y ya en el siglo II a.C se encontraba debilitado por la pugnas de sucesión

· Reinos del Asia menor: Estos reinos eran más pequeños que los tres anteriores, pero su riqueza era lo suficiente para atraer a Roma, el Ponto fue el que dio más problemas a Roma, Pérgamo le fue legado a Roma, Bitinia también y Armenia, fue conquistada posteriormente.

La conquista de los reinos anteriores será llevada a cabo sistemáticamente en el siglo II a.C y pondrá a en disposición de Roma un número inigualable de riquezas.

3.2.1 Grecia y Macedonia.

La lucha que en la segunda guerra púnica, tuvo Macedonia con Roma se le llamó primera guerra de Macedonia. Desde entonces a partir de la paz de Fenicé con Roma comenzó Roma desde Iliria a controlar ciudades en el mar Adriático y por tanto a entrar en conflicto directo con Macedonia. Posterior a esto en el 201 – 202 a.C Macedonios y Seléucidas habían firmado un tratado por el cual se repartirían posesiones egipcias: Macedonia el Egeo y los Seléucidas Siria, Rodas y Pérgamo asustadas pidieron ayuda a Roma que no intervino por no poseer aliados en la zona…pero justo cuando macedonios y Seléucidas se habían repartido las posesiones, Atenas aliada de Roma fue atacada por gente de la liga Acarnana pro macedonia el 197 a.C, Roma solicitó la retirada de Macedonia del Egeo y de otras posesiones helenísticas, Macedonia no acepto lo que significó la guerra. Esto significó la Segunda guerra de Macedonia, Antíoco III de Siria, no intervino en el conflicto pues Roma había arbitrado favorablemente sus conflictos con Egipto. Con aquello Roma desembarca en Tesalia y en la Batalla de Cinocéfalos (197 a.C) Tito Flaminio vencedor sobre Filipo V decreta la “libertad de los griegos” como una verdadera campaña propagandística contra la tiranía macedonia, muchas ciudades se retiraron de las ligas apoyadas por Macedonia que se vio sola y derrotada debiendo renunciar a todos sus conquistas helenísticas. Las ligas griegas ahora pasaban a estar bajo control romano. [34]

El 179 a.C murió Filipo V de Macedonia, se generó la sucesión en manos del hijo de Filipo V, Perseo anti romano, cuando sucede una sublevación en el Epiro que corta las comunicaciones con Grecia, esto da motivos a Roma para declarar la tercera guerra de Macedonia que es ya finalmente vencida en batalla de Pidna (168 a.C) creándose cuatro repúblicas macedonias: era el fin del reino que dio por origen a Alejandro Magno 200 años antes. El 146 a.C se sublevó Corinto donde murieron una gran cantidad de romanos, Roma en venganza destruyó la ciudad y esclavizó a sus residentes, convirtiendo las repúblicas macedonias aliadas de Corinto en provincia romana (148 a.C)

Solo el 26 a.C el Ática y el Peloponeso se convertían en provincia romana con el nombre de provincia de Acaya.

3.2.2 Asia Seléucida

Como ya se ha dicho desde la misma conformación de los estados helenísticos Siria había tenido conflictos con Egipto[35], que como ya se ha dicho quedaron resuelto por un favorable arbitraje romano y por tener la corte egipcia un rey menor edad. En estas condiciones llega Aníbal antiguo enemigo de Roma y perseguido por esta a ser el asesor militar de los sirios.

Reformando el ejército apoya a Antíoco III en la invasión a Grecia, Roma desembarca rápidamente un ejército en Grecia llamada por Pérgamo, Rodas y otras polis y desplaza el campo de batalla a Asia menor en su llanuras se efectúa la favorable batalla para los romanos de Curupedio (190 a.C) y Siria agotada después de perder sus posesiones firma la Paz de Apamea (188 a.C)

Así se pone fin del imperio Seléucida, cuyos territorios ahora solo se reducen a Siria, los demás territorios son cedidos a Pérgamo. Otra consecuencia fue que ”después de la derrota sucesiva de Macedonia y Siria, Roma no tenía ya en el mundo helenístico ninguna potencias capaz de hacerle frente” [36]

3.2.3 Reinos del Asia Menor

Con la reducción de los Seléucidas a estado tapón de los egipcios, quedaba a a Roma el control de los estados del Asia menor, tierras lejanas a Roma pero de riquezas inigualables. Como ya se ha dicho por la paz de Apamea los territorios Sirios en el Egeo fueron dados a Átalo III de Pérgamo que legará a su muerte su reino a Roma (133 a.C), por sobre sus sucesores, con estos territorios se creará la provincia de Asia el 129 a.C, quedando estabilizada la situación en el mediterráneo oriental. Bitinia igualmente lega su reino a Roma, creándose una serie de reinos títeres a Roma.

Dentro de los reinos del Asia menor quienes darán mas problemas a Roma serán Ponto: cuyo rey Mitrídates desarrollara lo que se denomina las tres guerras de Mitrídates (90 – 63 a.C) cuyo aliado será Armenia.

La intervención final romana será bajo Pompeyo (63 a.C) que se anexionará Siria y reorganizará en provincias la zona.

3.2.4 Otras áreas

Mientras Roma atacaba a oriente tuvo que solucionar una serie de conflictos aún pendientes en Occidente. La tercera guerra púnica: (149 – 146 a.C), que fue un alzamiento cartaginés que fue aplastado desde Roma, en la cual Cartago se destruyó y se anexionó a la república. La guerra de Yugurta, contra Numidia en la cual aparece Mario como reformador del ejército, La anexión de la Hispania Lusitana, y la Anexión de la Galia Narbonense que será un punto clave para que más adelante Roma se adentre en la Galia trasalpina

3.2.5 Egipto Lágida

Egipto todo el siglo II y I a.C tuvo problemas de Sucesión, lo cual la hábil diplomacia romana aprovechó a su favor. Aceptando los exiliados pretendientes, que solicitaron finalmente una repartición de Egipto en áreas que irán siendo legadas a Roma una por una: Cirenaica es legada a Roma (116 a.C), de igual manera ocurre con Palestina y Chipre, Roma a su vez “necesitaba el trigo egipcio, y el país del Nilo debilitado por sordas rivalidades internas, no podía imponer condiciones.” [37] Finalmente en la época de las guerras civiles el involucramiento de Cleopatra VII con Julio Cesar y Marco Antonio hará que los romanos se decidan simplemente a conquistar Egipto, despúes de la batalla de Accio el 31 a.C, Octavio desembarca en Egipto y la convierte en provincia Romana el mismo año.

4.- Consecuencias generales del expansionismo.

La expansión fue un triunfo de la aristocracia y no beneficio en nada los pequeños campesinos que cada vez se vieron obligados a emigrar a Roma, pero también fue un triunfo de los équites que cada vez fueron acumulando mayor poder y concentración económica en las actividades comerciales, “Los senadores aristócratas avizoraron nuevas oportunidades de lucro en las comandancias extranjeras, en los enormes botines de guerra y en una abundante oferta de mano de obra esclava.” [38] estos grupos que fueron justamente las que unían a Roma con las provincias . Con la aparición igualmente de los Homini Novus, comenzará una vez terminado el proceso expansionista una lucha entre dos grupos rivales que no habían tenido tiempo de verse las caras debido a que la expansión exterior había adormecido los ánimos internos. Ambos grupos pugnaron finalmente por el control político “Los unos actuaban así, como queriendo salvaguardar los derechos del pueblo, los otros, como desenado elevar al máximo el prestigio del senado, todos invocaban el bien común pero en realidad cada cual luchaba por su propia influencia” [39] a lo anterior se sumó “la agudización de las contradicciones en el estructura social romana de un lado y las cada día más evidentes debilidades del sistema de dominio republicano, de otro, tuvieron por resultado un repentino brote de las luchas políticas y sociales”[40]

Con la expansión territorial tiene lugar el crecimiento del Ager publicus que no obstante pasó a engrosar los grandes latifundios aristócratas, esto unido a las grandes masa de esclavos que provenían de todas las provincias trajeron consigo la destrucción del campesinado que una vez emigrado a Roma se encontró en situaciones paupérrimas y presto a dar apoyo físico – militar – a cualquier personaje que le ofreciera tierras y una bienestar mejor, sobre todo con el ingreso de los proletarios al ejército, los generales cada comenzaron a tener más poder y ascendiente sobre estas masas desesperadas y hambrientas. Esto dio origen a un fuerte resentimiento social: Ricos contra pobres, Populares contra optimates.

Roma con la anexión de nuevos territorios, envió la producción a la periferia, donde podía utilizar los nuevos recursos naturales y humanos disponibles a su favor, se convirtió en parásita de los envíos de provincias, trigo para satisfacer las masas hambrientas, bienes de lujo como cosméticos, marfil, vidrio, etc. todo lo anterior permitió la consolidación del modo de producción esclavista, esto unido a un proceso de provincialización administrativa, de hecho el significado de la provincia del siglo III cambió radicalmente “La palabra provincia significaba en un principio la misión guerrera o la administración que se encargaba a una magistrado. Significaba una autoridad no un territorio. Pero pasó pronto a ser esto último, el nombre de un espacio determinado, anexionado por Roma.”[41]

Por último el contacto con oriente trajo consigo la orientalización de Mos maiorum, es decir que la moral romana adoptó nuevas costumbres y ritos religiosos, así como nuevas prácticas políticas como lo fue la divinización de los reyes[42], práctica exclusivamente oriental.

SEGUNDA PARTE: LA CRISIS TARDO REPUBLICANA

I.- Los inicios de la crisis.

1.1 La crisis agraria.

Como ya se ha mencionado como consecuencia de la expansión, el sistema esclavista había sobrepasado a los campesinos. Los esclavos eran muchos más baratos de encontrar y mantener, a lo anterior se une a la idea del Campesino – Guerrero, mientras el campesino iba al frente en incesantes campañas como las que ya se ha mencionado, el campo quedaba sin su patrón, mal administrado, por lo que a la vuelta del dueño si es que aun vivía, solo quedaban rastros de tierras utilizables, sin fondos, sin créditos le era imposible seguir siendo campesino, por lo que vendía a bajo precio su tierra y emigraba a la ciudad.

A lo anterior se suma que el Senado era dueño de los bienes públicos y por tanto del Ager publicus que arrendaba a personas solventes o se auto arrendaba dentro del senado, quienes más se beneficiaron de esto fueron las Sociedades de publicanos quienes orientados por una lógica de beneficio utilizaban el ager publicus arrendado en ganadería (Lana y Carne) u otro cultivo más rentable y no comestible (Vino, Oliva), para los plebeyos pobres el acceso al ager publicus eran restringido por el pago de impuestos lo que en la práctica significaba que era inaccesible, lo que pauperizó aun más los niveles de vida.

De lo anterior se desprende que las crisis agrarias, mas que agrarias fueron urbanas, las ciudades victimas de una inmigración que no podían mantener, se congestionaron, los niveles de salubridad su ya eran malos se fueron al suelo, robos, saqueos, hacinamiento, hambruna, etc. El estado debió hacerse cargo de esta plebe urbana manteniéndola con trigo a bajo precio enviado de provincias y que igualmente vendían los aristócratas haciendo un negocio redondo, tarde o temprano tendría que estallar una revolución social debido a la presión y precariedad de la situación. A lo anterior se unían miles de licenciados de las legiones que quedaban en paro después de las campañas con promesas vacías de tierra en las provincias.

1.2.- Los Graco y los primeros síntomas de las crisis

Los gracos fueron tribunos de la plebes que desde su posición pretendía realizar reformas agrarias y económicas para mejorar la situación de la plebe, por sus condición pertenecían al grupo de los Hominis Novum ó populares, y tenían un fuerte apoyo popular al querer – o por lo menos decirlo en público- dar derechos de ciudadanía plena a todos los socii, que permitirá a estos como ciudadanos romanos acceder al ager publicus.

El primero de los gracos en ocupar la magistratura de tribuno de la plebe fue Tiberio Graco, quien dictó la Ley agraria del 133 a.C, que limitaba a 500 iugera como máximo los latifundios más 250 iugera[43] por hijo, hasta un máximo de 1.000 iuguera el resto de la posesión debía ser arrendado a la plebe y soldados bajo condiciones a su favor que debían pagar ese arrendamiento al estado, las tierras cerian dadas solo a ciudadanos romanos y el año 126 a.C después de volver a censar las tierra, esta ley fue aprobada directamente por la asamblea, lo que exasperó los ánimos pues era una medida ilegal. Pero lo que más molesto a los optimates senatoriales fue el hecho de que Tiberio quería postular nuevamente a la magistratura, cosa que la ley villia analis[44] le prohibía, por lo mismo Tiberio fue asesinado con sus partidarios el 132 a.C y arrojado al Tiber. Esta reforma que siguió en pie fue relegada a las provincias más recónditas y no se aplicó por que el senado siempre de alguna manera la retraso.

El hermano de Tiberio, Cayo Graco no se arredró por lo que había ocurrido con su hermano y logró ser reelegido tribuno entre el 122-121 a.C, dictó una serie de leyes[45] entre las que destacan, la Lex agraria:que buscaba Restablecer la refroam agraria de Tiberio, la Lex Frumentaria: donde el Estado debiera poseer la venta de trigo para dejarlo a bajos precios. Y la Lex judiciaria: que permitía no solo a los patricios ser jueces, sino que también a los équites, además de permitirle cobros de impuestos en las provincias asiáticas. Igualmente Cayo llevó a cabo una política colonizadora en Cartago y Grecia. No obstante su política popular fue derrotada cuando se postulaba para un tercer periodo por Marco Livio Druso quien llevó una campaña absolutamente demagógica llegando ofrecer derecho de ciudadanía romano a los itálicos y latinos. Cayo perseguido por sus detractores se vio obligado a suicidarse. Era el inicio de la violencia política en Roma.

1.3 Las Reformas de Mario

Mario sobresalió en las campañas de la guerra de Yugurta, resulta que durante esta guerra Yugurta sobornó a tribunos, a magistrados, a diplomáticos, dándose perfecta cuenta de la corrupción política de la república debido a su expansión[46]. Mario por otro lado derrotó a los Cimbros (Narbonense)

La principal acción de Mario que fue elegido 6 veces cónsul entre el 107 – 100 a.C, en una violación mucho mayor que la de los Gracos de la lex villia analis, fue la reforma por la cual permitió el ingreso de los proletarii al ejército creándose ya no solo clientelas políticas sino militares, el general con una mejor tropa, a la cual se le ofrecían tierras y botín, era el que en la práctica dominaba la vida republicana, en efecto Mario fundó colonias militares en África y la Galia, y su popularidad se encumbró. La reforma de Mario consistió en que “reclutó voluntarios, tanto del proletario rural como urbano, que no poseían propiedad alguna. Estos voluntarios hicieron un juramento de lealtad personal a su general y no al senado, instaurando de esa manera un nuevo ejército de carácter profesional que no estaba ya sujeto al estado”[47]

Pero así como Mario fue en la práctica el fundador de las clientelas militares, a su amparo surgieron otros líderes que terminaron por desbancarlo, pero a su vez el senado cedía y eso “puesto que el senado dejaba que se prosiguieran o no conseguía impedir las guerras incesantes, adquiriendo gloria y botín por sus victorias (…) no iban a faltar generales que no aceptarían volver de nuevo a su sitio.” [48]

II.- Las rebeliones internas.

2.1 Guerra Social, de los Socios o Mársica

La mal llamada guerra social se desarrolló entre el 90 – 88 a.C y fue un conflicto entre romanos y provinciales itálicos. Todo el conflicto se inició cuando el antiguo enemigo de Cayo Graco Marco Livio Druso ofreció la Ius Civitatis romani a los itálicos, esta proposición fue denegada por el senado y Druso fue asesinado. De esta manera los socios italianos de Roma crearon su propia república al margen de la romana y se enfrentaron con varios éxitos a Roma.

Mario fue llamado nuevamente al frente de batalla, pero solo supo de derrotas y se desacredito ante la opinión, aparece así en escena Sila, uno de los tantos generales surgidos bajo las reformas de Mario, que logró derrotar a los socios.

La Guerra tuvo su fin cuando se dictó Lex Julia civitate el 88 a.C, que otorgaba la ciudadanía romana a todos aquellos que dejaran la rebelión y se pasarán al bando romano.

2.2.- El conflicto entre Sila y Mario.

No obstante el descrédito de Mario, éste logró ser elegido cónsul por una séptima ocasión el 86 a.C, al asumir, intentó de inmediato destituir a su rival directo Sila legado en oriente y que estaba en campaña. Sila desembarcó en Italia y avanzó sobre Roma derrotando a los marianistas. Era el turno de otro general que al igual que Mario estaba acompañado de otros generales como Pompeyo y Metelo.

Sila prescribió a Mario y sus seguidores, e inició una dictadura reaccionaria de corte senatorial de Sila mediante la Lex Valeria, que le daba poder de dictador y llegó a aumentar el senado a 600 miembros y quitarle todo el poder a los tribunos de la plebe, aumentó el poder de otras magistraturas e hizo ingresar équites al senado. A pesar de que fue nombrado dictador a perpetuidad se retiró a la vida privada el 79 a.C y murió al año siguiente. Pero su muerte sólo habían “los disturbios empezaron con los intentos de varios jefes de partido para restablecer en todo su vigor el poder tribunicio debilitado por aquél”[49] pero los disturbios además venían con una moraleja: “Su ejemplo de cómo se podía utilizar un ejército para acceder al poder, resultaría ser muy atractivo para ciertos hombres ambiciosos”[50]

2.3.- La revuelta de los esclavos:

Este fue un conflicto menor dentro de lo general, provocado por los esclavos de Italia que era obligados a trabajar en duras condiciones, de esta forma aprovechando que las legiones estaban fuera de Italia, se sublevaron generando ciertos destrozos hasta que fueron derrotados por Craso y Cneo Pompeyo, ambos por el triunfo nombrados cónsules el año 70 a.C por su victoria. Era la época de otro hombre fuerte.

III.-LA ÉPOCA TRIUNVIRAL Y EL PODER PERSONAL.

3.1 La época triunviral: Pompeyo, Craso y Julio César, la primera guerra civil y el triunfo de César.

Como ya se ha mencionado Pompeyo[51] y Craso fueron dueños de la situación debido al control militar que poseían. Mientras Pompeyo se hacía famoso por su campaña en oriente, derrotaba a Mitrídates, anexionaba Siria y le hacia la guerra a los Piratas, Julio César era reconocido por la victorias que realizaba en la Galia

En las elecciones consulares del 65 y 63, ocurre un suceso que es denominado las conspiraciones Catilínicas, que eran maquinaciones para acabar con la vida los cónsules que eran elegidos bajo fraudes electorales, esto terminó con la muerte del mismo Catilina el 63 a.C. “El régimen se debilitaba también moralmente, por la explotación egoísta que del poder hacían sus detentores (…) a esto se añadió algo más, el desequilibrio económico y social resultante de las conquistas”[52]

Así ocurre la Reunión de Lucca, en la cual se reúnen los hombres más poderosos de la época Craso (riqueza), Pompeyo (ejército oriental) y César (ejército de las Galias) esta reunión ocurre el 55 a.C y en ella acuerdan repartirse la administración César en la Galia, Craso en Siria y Pompeyo en Roma, en realidad lo que acordaban era ser árbitros del estado, en la extrema situación existen, de hecho el año 54 a.C no se eligieron cónsules.

En el intertanto la violencia se hacía extrema, en Roma había anarquía debido a las bandas de: Clodio y Milón, popular y optimate respectivamente que asesinaban a sus enemigos políticos, la situación era insostenible, ambos murieron en refriegas el 52 a.C y el senado aprobó el consulado de Pompeyo sin colega, justo cuando Craso perdió la vida en Carrae luchando contra los partos. César quedaba frente a frente contra Pompeyo. “En las guerras civiles derivadas de ello dejaron de enfrentarse capas y grupos sociales por formaciones políticos y ejércitos regulares mandados por los primeros hombres del estado. Lo que se consiguió con esto fue la caída del estado republicano” [53]

En esas condiciones el senado acordó la deposición de César por permanecer más tiempo del acordado en la Galia y Pompeyo fue nombrado dictador por el Senado, Cesar a inicios del año 49 a.C Cruzó el Rubicón y ocupó de Roma, tiene lugar así las Batalla de Farsalia en Grecia, como consecuencia ocurre la huida y asesinato de Pompeyo: Los hijos de Pompeyo continuaron resistiendo y Julio César va en campaña a África y España, donde los derrota, César es dueño de la situación.

3.2.- El poder monárquico de César.

Cesar después de sus éxitos fue nombrado imperator (general supremo) y dictador perpetuo, ya con esto [cita de Bravo 426]. Nombrado en sus cargos César poseía un programa de Programa de expansión militar, preparaba una expedición hacia Dacia y Tracia, en educación pidió a Varrón fundar bibliotecas y revisar los textos existentes y obras públicas varias como una canal en Corinto, la creación de colonias militares, casi todas con el nombre Julia, en África, Galia e Hispania dándoles tierras a unos 80.000 veteranos del ejército, suprimió los gremios que eran causantes de desordenes y elevó el número de senadores a 900 y aumentó el número de otras magistraturas al igual que Sila, todo esto el año 45 a.C

En algunas celebraciones se le mostraba una diadema a César, muchos antiguos republicanos creyeron que Cesar planeaba coronarse rey, “Pero el extinto régimen habría desembocado naturalmente en una auténtica «monarquía» si el propio César no hubiera sido acusado de pretenderla (affectatio regni, capax imperii) cuando en febrero del año 44 exhibió una «corona» en la celebración de los Lupercalia. Aunque ésta era en realidad el símbolo del «dictador perpetuo», fue interpretado por algunos senadores como aspiración a la realeza y contraria a la res publica” [54], entre estos, Bruto y Casio descendientes de noble linaje planearon un asesinato en los idus de marzo del año 44 a.C, a pesar de ser advertido Cesar no hizo caso y fue cosido a puñaladas: se iniciaba una nueva etapa en Roma.

3.3 La sucesión de Cesar y el segundo triunvirato.

Con la muerte de Cesar quedaron claro dos cosas: la imposibilidad del revivir el antiguo régimen republicano y la necesidad de poseer una nueva constitución de carácter monárquico.

Los supuestos herederos de Cesar, Marco Antonio cónsul junto a Cesar y sobrino, Lépido un équite del cercano al entorno de César y Octavio un sobrino nieto firmaron el Tratado de Bríndisi (43 a.C) por el cual ponían fina sus disputas y al igual que el primer triunvirato se repartieron zonas de influencia, Lépido Hispania, Octavio África y Sicilia, Marco Antonio en las Galias, se creó el cargo de triunviro que debía durar hasta el 38 a.C y poseían poderes totales En un primer momento los tres estuvieron reunidos en torno a las prescripciones de los équites y senatoriales que complotaron contra César.

Pero el 36 a.C Renuncia Lépido al triunvirato por intentar invadir Sicilia, sus soldados le quitaron el apoyo. Al igual que el primer triunvirato solo quedan dos miembros que pugnaran entre si Marco Antonio contra Octavio.

Marco Antonio había pasado a Egipto y Octavio se hacia con el poder de Occidente. Marco Antonio se había involucrado con Cleopatra y había cedido ante estas y sus descendientes ciertas prerrogativas. En Roma la cuestión fue vista de mala manera y Octavio aprovechó aquello atacó, en la Batalla de Actium 31 a.C, venció a Cleopatra y Marco Antonio que suicidaron.[55].

3.4.- La consecuencia, el nuevo régimen: el principado[56].

Octavio el 27 a.C, se proclamó emperador y princeps. Se cambió de nombre por Augusto que significa casi divino. Mantuvo al senado y las magistraturas, pero al quedar como único arbitro del estado romano otorgó al título de princeps las prerrogativas de los cónsules y triunviros. Las magistraturas ya no serían nombradas por el senado sino por el princeps y el senado también sería escogido por éste. Además de lo anterior se veía una clara influencia de lo helenístico en la decisión de Octavio, mientras “ El Imperio no se configuró sólo como un conglomerado de provincias, sino también como un sistema centralizado de poder, en el que el poder político simbolizado en el princeps era, de hecho, la consecuencia lógica de la acumulación de todos los demás poderes (militar, religioso, económico, judicial, legislativo) en la persona del emperador”[57] cuestión que en Roma no se veía desde la monarquía abolida el 509 a.C, ni siquiera Julio Cesar había destruido la constitución de la República, pero Octavio al declararse Augusto rompía la regla. Influenciado por el mos maiorum[58] romano que contenía características “Importadas con los demás elementos helenísticos tras la conquista de Alejandría, llegaron a Roma una vez aligeradas de su bagaje más grosero y en cambio cargadas de filosofía cosmopolita. De ahí procede su tono uniforme, la acomodación a un simbolismo que apenas varía de una otra y. la reducción de sus mitos a la idea de una divinidad universal.”[59] Desde entonces “Un gran acontecimiento espiritual va a dominar la historia del imperio: el advenimiento de una religión personal, consecuencia de la conquista de Roma por la mística de oriente.”[60] Y que se verá personificada en los emperadores, por lo menos hasta el siglo III d.C cuando los golpes de estados y el asesinato de los emperadores, destruyan un poco aquella imagen sacra, que no obstante se verá reconstruida con la aparición del cristianismo en escena.

Augusto tomó dos caminos, uno el político por el cual el pudo tener la autoridad de nombrar los cargos, muestra de esto es la acumulación de cargos como el del imperator, que le valió el poder y el reconocimiento del mismo. Otra vía que tomó fue la administrativa al crear y nombrar los cargos, lo cual le permitió controlar las provincias, que desde ahora fueron de dos tipos, senatoriales, es decir aquellas que el senado nombraba el gobernador – procónsul-, e imperiales donde el princeps nombraba las autoridades, también pudo fijar los límites provinciales entre otras medidas. La administración ahora se preocuparía por administrar las provincias adquiridas, más que realizar nuevas conquistas.

El nuevo régimen estaba creado, y duraría por lo menos establemente – con algunos sobresaltos- hasta el siglo II d.C.

BIBLIOGRAFÍA

· Alfoldy Geza; Historia social de Roma, Alianza universidad, Madrid,1996

· Aymard, Andrés; Roma y su imperio, Ediciones destino, Barcelona España

· Bravo, Gonzalo, Historia de la Roma Antigua, Alianza Editorial, Barcelona, 1998.

· Bravo, Gonzalo, Historia del mundo antiguo: una introducción crítica, Alianza Editorial, Barcelona, 1997.

· CARCOPINO, J. “La Vida cotidiana en Roma en el apogeo del Imperio· Ediciones Temas de Hoy, España, 1989.

· Krebs, Ricardo; Historia universal, Ed. Universitaria, Santiago de Chile, 1979

· Pagden, Anthony, Pueblos e Imperios, Ed. Mondadori, Barcelona. 2002

· Pericot García, LUÍS; Historia de Roma, Montaner y Simón S.A editores, Barcelona, 1963

· Spielvogel, Jackson; Civilizaciones de occidente, volumen A, Thomson editores México, 2003.


[1] Para más información ver la monumental obra de Mommsen “Historia de Roma”, obra de más de 1000 páginas y escrita en el siglo XIX, sobrepasada en muchos aspectos pero que constituye una joya de la historiografía decimonónica.

[2] N.A: Túnez ó Cartago

[3] N.A: Debemos recordar que para la época cualquier persona que viviera más allá de una jornada de viaje era literalmente un extranjero en todo el sentido de la palabra.

[4]N.A: Cartago era una antigua factoría fenicia

[5] N.A: Si quieres la paz haz la guerra

[6] Pericot García, LUÍS; Historia de Roma, Montaner y Simón S.A editores, Barcelona, 1963, p146

[7] Bravo, Gonzalo, Historia del mundo antiguo: una introducción crítica, Alianza Editorial, Barcelona, 1997. P.402

[8] ibídem

[9] Pagden, Anthony, Pueblos e Imperios, Ed. Mondadori, Barcelona. 2002 p.50

[10] Alfoldy Geza; Historia social de Roma, Alianza universidad,Madrid,1996 p.48

[11] Pagden op.cit p.53

[12] Divide y vencerás

[13] Spielvogel, Jackson; Civilizaciones de occidente, volumen A, Thomson editores México, 2003. P.111

[14] Pagden op.cit p.55

[15] Spielvogel, Jackson, op. Cit p.112

[16] Espada y arado

[17] Pericot García, LUÍS, Op.cit p.83-84

[18] Pericot García, LUÍS, Op.cit 84

[19] Victoria Pírrica es aquella victoria en los resultados son tales que es equivalente a una derrota de grandes proporciones. En el fondo que la victoria fue inútil.

[20] Pericot García, LUÍS, Op.cit 89

[21] Pericot García, LUÍS, Op.cit 93

[22] Spielvogel, Jackson, op. Cit p.133

[23] De Barca, apellido de Amílcar y sus familiares, la familia bárcida.

[24] Pericot García, LUÍS, Op.cit 105

[25] Pericot García, LUÍS, Op.cit 100

[26] Spielvogel, Jackson, op. Cit p.113

[27] Pericot García, LUÍS, Op.cit 119

[28] Alfoldy Geza, Op.Cit p.60

[29] Alfoldy Geza, Op.Cit p.65

[30] Alfoldy Geza, Op.Cit p.68

[31] Alfoldy Geza, Op.Cit p.77

[32] Alfoldy Geza, Op.Cit p.80

[33] Alfoldy Geza, Op.Cit p.83

[34] Perico señala al respecto la diferencia entre el estilo macedonio y el romano repsecto al munado girego en la obra ya citada señala “Macedonia había actuado siempre en nombre del panhelenismo. Roma utilizaba un slogan al parecer análogo; pero en realidad opuesto: el filo helenismo. Lo primero significaba la unión de todos los griegos bajo la dirección de un estado heleno. Lo segundo la exacerbación de las nacionalidades. Los romanos continuaban con su política de dividir para dominar. No otra cosa significaba la “libertad de Grecia” p.129

[35] En realidad los conflictos pueden remontarse durante la dinastía XVIII Egipcia cuando se libró la batalla de Kadesh, contra los hitititas.

[36] Pericot García, LUÍS, Op.cit 131

[37] Pericot García, LUÍS, Op.cit 126

[38] Spielvogel, Jackson, op. Cit p.115

[39] Alfoldy Geza, Op.Cit p.116

[40] Alfoldy Geza, Op.Cit p.94

[41] Pericot García, LUÍS, Op.cit 104

[42] Augusto: Semi Dios

[43] 500 iugeras= 125 Hectáreas, 250 Hectáreas 62,5 hectáreas.

[44] Lay que establecía que debía pasar por lo menos otra magistratura antes de poder postular nuevamente.

[45] Más que leyes eran la rogationes tribunicias, que obtenían ese carácter después de la aprobación de la asamblea, el acto era inconstitucional pues no pasaban por el senado, pero igual quedaba legales por que eran votadas.

[46] “A pesar de la derrota de los Gracos, la corrupción y venalidad de la aristocracia minaron el prestigio del partido conservador al manifestarse la decadencia de la moral patricia ante los sobornos de Yugurta” Pericot García, LUÍS, Op.cit p.163

[47] Pericot García, LUÍS, Op.cit p.124

[48] AYMARD, ANDRÉS; Roma y su imperio, Ediciones destino, Barcelona España 1980, p.209

[49] Pericot García, LUÍS, Op.cit p.173

[50] Spielvogel, Jackson, op. Cit p.127

[51] “la actividad política de Pompeyo discurre en paralelo el ascenso militar de César alcanzando su culminación en el año 52, en que Pompeyo es propuesto por el Senado como cónsul sine collega, un hecho sin precedentes en la historia política republicana, lo que permitiría después a su contemporáneo Cicerón calificar dicha situación como un régimen de «principado», adelantándose varias décadas a la que habría de ser la solución política del desvirtuado régimen republicano.” Bravo, Gonzalo, Historia del mundo antiguo: una introducción crítica, Alianza Editorial, Barcelona, 1997. p.421

[52] AYMARD, ANDRÉS, Op.cit p.221

[53] Alfoldy Geza, Op.Cit p.93

[54] Bravo, Gonzalo, Historia del mundo antiguo: una introducción crítica, Alianza Editorial, Barcelona, 1997. p.427

[55] Ante la negativa de éste de establecer un acuerdo con sus adversarios con el fin de retener solamente Egipto bajo su dominio, Antonio, ante la noticia de la sospechosa muerte de Cleopatra en sus aposentos, prefirió quitarse la vida antes que convertirse en «triunfo vivo» de Octavio como sucedió luego a sus hijos, que fueron trasladados a

Roma para recibir educación adecuada. Ese mismo año Egipto sería convertido en una nueva provincia romana” Bravo, Gonzalo, Historia del mundo antiguo: una introducción crítica, Alianza Editorial, Barcelona, 1997.p.430

[56] El mejor concepto de principado que se puede encontrar lo realiza Ricardo Krebs en; Historia universal, Ed. Universitaria, Santiago de Chile, 1979 “Desde el punto de vista jurídico y constitucional su autoridad descansaba sobre los poderes extraordinarios que le habían sido otorgados como triunviro y sobre las facultades que le confería el consulado (…) Este régimen recibió el nombre de principado porque Augusto estaba investido de la dignidad de princeps civitates, “primer ciudadano del estado”. El princeps era el jefe oficial del estado y en sus manos estaban concentrados todos los poderes del estado” p.72

[57] Bravo, Gonzalo, Historia de la Roma Antigua, Alianza Editorial, Barcelona, 1998. Pp.67

[58] Es decir el conjunto de elementos que conformaban la cosmovisión y la filosofía general de vida de los romanos.

[59] CARCOPINO, J. “La Vida cotidiana en Roma en el apogeo del Imperio· Ediciones Temas de Hoy, España, 1989. Pp.171

[60] CARCOPINO. J, Op. Cit Pp.162

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: