Archive for the ‘Historia de Chile’ Category

ENSAYO:EL CAMINO A LA PRIMERA LEY DE REFORMA AGRARIA 1958 – 1965

Por Andrés Sáez Geoffroy

Un sombrío panorama; presiones internacionales e interiores para la realización de una reforma agraria. (1959-1962)

Cuando en 1958 triunfaba la revolución cubana y el ejército revolucionario entraba en la Habana y cuando el derrocado presidente Batista se refugiaba en Estados Unidos se hizo patente que en Latinoamérica era posible (sea por vía armada o vía pacífica) la llegada al poder de regímenes socialistas.

Era lógico que dicho suceso marcara nuevas pautas en cuanto a relaciones internacionales interamericanas. Los Estados Unidos para conjurar entonces el peligro que se avecinaba logra expulsar a Cuba del sistema de estados americanos en 1959, pero no todo se queda en eso (es decir aislando al “enfermo”) sino que la lección se ha aprendido y buscarán intervenir de una manera más directa propiciando reformas y cambios en estructuras como la tributaria, la escolar, la de vivienda, y “ llevar a cabo programas de reforma agraria los cuales (…) incrementaran la productividad, reemplazando el latifundio y minifundio por eficientes unidades de producción (…) y obtener asistencia técnica y financiera”[1] ese será el origen en 1961 de la llamada Alianza para el Progreso creada por el presidente J.F Kennedy de los Estados Unidos de Norteamérica la cual buscaba ¿ qué significaba esta política? Según los analistas de la época “La alianza es una nueva etapa de la política interamericana de cooperación económica y social que se desarrolla a través de los mecanismos de la organización de estados”[2] pero aquella cooperación era condicionada, se entregaba sólo cuando se hicieran los proyectos.

Ahora las acciones anteriores ¿Que tienen que ver con nuestro país? Una cuestión muy simple, Chile siguiendo una política neutralista se había manifestado en contra de eliminar a Cuba del sistema de estados latinoamericanos en 1959, lo que había pesado gravemente en el ánimo norteamericano de financiar proyectos para el país. Por lo que una vez rectificado el rumbo (es decir haber apoyado la exclusión de Cuba en 1961) el gobierno de la época de Don Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964) debió ponerse manos a la obra para poder recibir los capitales necesarios y para aquello hubo que demostrar que estábamos con la política norteamericana propiciando las reformas citadas, Alessandri realizó cambios en todas las áreas que se nos pedía, pequeños con la excepción en el ámbito de la construcción de viviendas y escuelas, pero cambios al fin no debemos olvidar que era un gobierno de Derecha) pero la que más tuvo relación con la situación que vivía el país y la que generó mayores debates y repercusiones a futuro fue la llamada Reforma Agraria, ( Ley 15.020 de 1962).

¿Por qué Chile necesitaba urgentemente aquellos recursos?, la respuesta a esta pregunta se explicaría por qué no sólo factores foráneos se conjugarían para la creación de un programa de cambios para el sistema agrícola nacional. Desde fines del siglo XIX la agricultura estaba en decadencia, esto se comprueba con las exportaciones que desde 1870 cuando Chile ya en iniciaba la crisis agraria exportaba 30,7% pasábamos a 6,5% en 1960[3], a su vez la escasa tecnificación había hecho emigrar personas sobre la ciudad acentuando la presión que se ejercía al campo por producir alimentos, a lo anterior debíamos sumar que los grandes terratenientes controlaban el 81,2% de la superficie regada (unas 23.000 hectáreas y unos 13.700 productores) contra el 19,8% (un 0,3% las sub familiares) ( unas 5.500 hectáreas y unos 310.000 productores) que poseían medianos y pequeños campesinos, de la población nacional concentraba el 97% de la tierra, y el 3% restante de la tierra estaba tan subdivida que era casi incapaz de producir para el cada vez creciente mercado nacional.[4]

Ahora bien el tema agrario en la campaña presidencial de 1958 no había estado presente ( excepto los de otorgar créditos, obras de riegos, etc.), pero sería injusto no reconocer las acciones emprendidas por el gobierno de Don Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964) antes de promulgar la ley de reforma agraria, entre estas encontramos que la caja de colonización dependiente del Ministerio de tierras y colonización que entre 1959 y 1962 entregó 584.634 hectáreas a pequeños propietarios[5], esto permitido por el DFL nº 76 que reformuló esta institución, a esto se suma las inversiones típicas en el agro por parte de cualquier gobierno como las cajas de créditos hipotecarios y agrícolas, regadíos, etc. No podemos negar tampoco que en el pensamiento de Alessandri Rodríguez ya estaba esta preocupación cuando fue ministro de hacienda en la década del 40 cuando señalaba al respecto que “estimular la producción debe tender, la acción del estado, ya que sólo su incremento permite realizar aquella finalidad esencial (…) que es procurar un mayor bienestar posible por los medios de que se dispone”[6] teniendo como vemos un énfasis tecnocrático ( lo económico – productivo) típico de su gobierno, pero a pesar todo lo anterior y de las acciones mencionadas sería también preciso estipular de que no haber mediado otros hechos la primera reforma agraria no se habría llevado a cabo en esta periodo gubernamental.

Dentro de aquellos nos referimos específicamente a la aparición de la ya nombrada Alianza para el progreso y la entrega condicionada de recursos, pero también se suman los problemas que escapan de las manos humanas como el terremoto de 1960 que devastó el sur del país y requería fuertes inyecciones de capital para la reconstrucción, este terremoto debemos recordar ocurrió en el área con mayor dedicación agrícola nacional, a esto se sumaba que debíamos afrontar los gastos del mundial de Fútbol de 1962 , un incremento explosivo de la inflación ( que el gobierno había podido frenar y disminuir entre 1958-1962), una balanza de pagos negativa y finalmente la devaluación monetaria. Pero también lo político y económico tiene impactos sociales, y en nuestro país aún estaban frescos en la memoria los sucesos del 2 de abril de 1957 cuando por alzas y la inflación se sucedieron violentas protestas, donde “parte del clima en el que suceden los hechos (…) está marcado por lo que hemos identificado como pragmatismo político, inseguridad económica y desencanto social. Estas tres actitudes, presentes en marzo de 1957, parecen haber orientado y otorgado sentido a la protesta”[7] (cualquier similitud con la actualidad es sólo coincidencia) hasta 1960 las protestas se habían desarrollado en las ciudades donde surgían protestas de estudiantes, mineros, empleados públicos, obreros, ferroviarios etc. Las que habían logrado paralizar por instantes el país ¿y qué pasaría si un día el descontento acumulado en el campo se transformaba en violentas protestas con todo lo aquello conlleva y lograba desabastecer al país de los artículos de primera necesidad justo cuando el país no poseía capacidad importadora?…Entendida así las cosas, la previsión y las circunstancias actuaron como motor para que un gobierno de derecha realizara una reforma agraria, era necesaria la reforma para obtener los fondos para la reconstrucción vía alianza para el progreso, era necesaria la reforma para sacar del abismo a los inoperantes terratenientes agrícolas y hacer que el agro produjera, era importante la reforma pues asumía un carácter preventivo pues actuaba para neutralizar un posible foco – palabra de moda en el socialismo de la época – de efervescencia social, por el momento el terremoto del 60 y el mundial del 62 actuaron como mecanismos de descompresión social y desviaron la atención “A veces el nacionalismo sacude al chileno y realiza esfuerzos prodigiosos. La desgracia ajena conmueve a los más indiferentes: los terremotos de 1939 y 1960 movilizaron a toda la nación en un esfuerzo gigantesco de ayuda y reconstrucción (…) en otro orden de cosas, la organización del Campeonato Mundial de Futbol permitió interesar a los que permanecen ajenos a las actividades deportivas, pero que vieron una ocasión propicia para mostrar al extranjero su pequeño mundo hermoso, limpio, ordenado, culto.”[8]

El proyecto de ley de reforma agraria y el debate.

El primer proyecto de reforma agraria enviado al congreso fue hecho por el partido radical cuando aún no era parte del gobierno en 1959. Entre sus preceptos se establecía el reemplazo de la caja de colonización por la corporación de reforma agraria, materias referentes al crédito, la creación de viviendas y villorrios, creación de cooperativas y materias de fomento agrario, etc. Este mismo proyecto cuando los radicales entrasen al gobierno en 1961 sería el adoptado por el gobierno con ligeras modificaciones y consensuado con las otras fuerzas políticas que eran parte del gobierno (Liberales y Conservadores) mediante una comisión que se creó con el fin de estudiar la propuesta y elaborar finalmente el proyecto que el ejecutivo presentó al congreso en 1961, su objetivo central era “la implantación de una efectiva reforma agraria, que conjugue el interés nacional de lograr un desarrollo acelerado de la actividad agropecuaria con la conveniencia de hacer propietarios a quienes realmente trabajen la tierra[9] (el subrayado es propio) nótese los énfasis tecnocráticos: la efectividad y la producción, pero a su vez el énfasis preventivo hacer propietarios a quienes realmente trabajen la tierra, una de las frases cliché de la izquierda política. Ahora cuales son las cuestiones esenciales que se señala en este proyecto:

a) Respecto al derecho de propiedad: La ley de reforma agraria establecía que las propiedades rústicas debían funcionar acorde al progreso económico y estarían obligados a cultivar la tierra so pena de su expropiación para conformar unidades económicas activas, esto debido a que la reforma “como proceso sería la modificación profunda de la estructura de la tierra, de tal manera que la economía del país se viera sustancialmente incrementada con aumentos de producción y productividad”[10]. Para poder expropiar hubo que realizar una reforma constitucional pues según los abogados constitucionalistas se violaba el derecho de propiedad establecido en la constitución política de 1925.

b) Respecto a la institucionalidad creada para el cumplimiento de la reforma: se crearon 3 organismos, la corporación de reforma agraria (que reemplazo a la caja de colonización) y cuya finalidad era “promover y efectuar la división de predios rústicos, de acuerdo a las necesidades económicas de cada región, reagrupar minifundios (…) efectuar la colonización de nuevas tierras…”[11] además de crear las cooperativas y dar los créditos entre otras funciones, la otras instituciones fueron INDAP (instituto de desarrollo agropecuario) y el CSFA (Corporación de superior de fomento agropecuario), el primero era el encargado de la asistencia técnica y crediticia, además de todo lo relacionado con las bodegas, minifundios, cooperativas, etc. era en fin el órgano de trabajo en terreno y el segundo era el organismo encargado de “ Formular la planes generales y regionales relacionados con la reforma agraria y con el correspondiente desarrollo agropecuario, especialmente en lo que se refiere a la división, reagrupación y recuperación de tierras, y al mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones campesinas”[12] a través de planes de desarrollo agropecuario regionales además de funciones administrativas como la de informar al presidente de la república las expropiaciones, el crédito otorgado, etc.

c) Respecto a la expropiación y a las propiedades creadas: las normas dictadas para la expropiación fueron: predios mal explotados o que estén por debajo de las condiciones de productividad establecidas, , las que estén en áreas de vegas y pantanos, las que sean morosas, etc. a lo anterior se sumaban las tierras de utilidad pública y los latifundios que eran los superiores a 20 unidades económicas, a todo lo anterior se dejaba a los propietarios de los terrenos expropiados el derecho de usar una facultad para dejarle una reserva esto pues era “una realidad un creciente número de chilenos que anhela poseer un pedazo de tierra, para cultivarla en beneficio propio de su familia y de la colectividad”[13]

Ahora bien que ¿Qué pensaban los grupos políticos e institucionales respecto a las líneas esenciales del proyecto enviado por el gobierno? Encontramos cuatro grandes grupos organizados que tuvieron una opinión significativa y relevante al respecto:

· El frente democrático y la sociedad Nacional de Agricultura: El frente democrático Integrado por Liberales, Conservadores y Radicales para conformar gobierno con Alessandri Rodríguez. Su reacción fue la obvia apoyar en un ciento por ciento el proyecto que ellos mismos habían creado para ser enviado al congreso, no eso sin reticencias, los conservadores sentían amenazado su poder electoral debido a la reforma y para algunos radicales la reforma era algo “mezquina” y deseaban mucho más. Por otro lado la reforma beneficiaría a las maquinarias partidistas al crear 3 organismos repartidos en partes iguales para cada partido, cuyos personeros alimentarían la naciente burocracia creada por la reforma. En cuanto a la SNA veía con buenos ojos la reforma por cuanto mejoraría algunas condiciones agrícolas actuando como mecanismo descompresor.

· La democracia cristiana: Para la democracia cristiana, sin duda el partido del momento, la reforma al igual que muchos radicales era encontrada mezquina por cuanto encontraban duras las condiciones de repartición de tierra. Por otro lado en su discurso insistían en la creación de un área comunitaria que no era más que “la que pertenecen en común a los que la trabajan, de manera que entre todos ellos se forma una comunidad hermana y económica”[14] de esta forma señalaba la democracia cristiana y siguiendo su línea referente al comunitarismo, se hacía imposible que el partido apoyara dicha reforma. Vale recordar que el candidato a la presidencia de la república y futuro presidente Eduardo Frei Montalva dispuso en su programa una nueva ley de reforma agraria que recogiera estos planteamientos, ese sería el origen de la segunda reforma agraria en 1967 la cual sería llevada a cabo bajo el Gobierno de Salvador Allende.

· La Iglesia Católica: Fue una de las instituciones que tuvo influencia para la realización de la reforma, esto por la sencilla razón que la iglesia había hecho una reforma agraria a pequeña escala de sus posesiones (muchos han exagerado el tamaño de esta reforma) las cifras nos señalan que un 11% de sus tierras fueron traspasadas a medieros y pequeños campesinos. La iglesia debemos recordar se encontraba en aquellos momentos en un profundo espíritu de cambio por la realización del concilio vaticano II, distanciándose así del partido conservador y de la derecha, acercándose más a los planteamientos de la democracia cristiana respecto a la reforma agraria, todo con el fin de que “ la propaganda comunista es muy fácil de realizar por que se basa en un descontento que tiene plena justificación(…) entendemos que una reforma agraria debe realizar la distribución de la tierra de manera que también la posean los que verdaderamente la trabajan, el ideal hubiera sido una evolución lenta(…) pero a esta altura debe hacerse cuanto antes”[15], en el fondo se buscaba evitar el fantasma del comunismo, mediante una alternativa que no fuera de izquierda ni de derecha, acercándose a sí aún más a la democracia cristiana.

· La izquierda: El Frente Revolucionario de Acción Popular (FRAP): Quizá la postura mayormente sistematizada en la época de la discusión de la primera reforma agraria la podemos encontrar en la izquierda, que desde la década 1920-30 venía propiciando la realización de cambios estructurales en el agro. La principal voz de la izquierda la encontramos en el diputado (PS) Clodomiro Almeyda el cual de hecho imprimió un pequeño líbelo acusatorio contra la reforma agraria titulado – irónicamente- ¿reforma agraria?, en él Almeyda señalaba que la ley aprobada (la 15.020) no era una reforma agraria primero “porque creemos que se trata de una maniobra diversionista destinada, en gran medida a dejar la impresión en el país y en el extranjero de que Chile va acometer con profundidad y responsabilidad un cambio sustancial”[16] en segundo lugar por “ el interés del gobierno en satisfacer determinadas exigencias de potencias y organismos foráneos”[17] tercero por qué no participaron los campesinos en su creación sino solamente técnicos, cuarto por que el Estado no adopta una postura clara respecto al crédito y además Estados Unidos controla desfavorablemente para Chile los precios del comercio internacional y por último ya que no mejora en nada la estructura de tenencia de la tierra lo que implica que no puede haber reforma agraria sin revolución social como señalaba Almeyda, por tanto la izquierda no apoyaría el proyecto por los puntos mencionados, de hecho la calificaría de reforma de macetero por las reducidas dimensiones (según ellos) en las cuales se aplicarían, además la acusaron de tener un carácter contrarrevolucionaria, es decir se anticipaba a una posible revolución campesina que pusiera en jaque el poder del estado, el FRAP ( transformado en UP y con los radicales incluidos) durante el gobierno del Presidente de la República Salvador Allende (1970-73) llevará a cabo el máximo esfuerzo de expropiación y politización de la segunda reforma agraria aplicando ( o por lo menos intentando) la mayoría de los preceptos ya dichos

Elementos internos de la reforma agraria.

Finalmente la reforma agraria fue aprobada. Históricamente y en la memoria colectiva la primera reforma agraria no ha tenido un reconocimiento como sin lo han tenido otros cambios estructurales de otros gobiernos. La primera de estas cuestiones es que los panegíricos de la Democracia Cristiana y de la Unidad Popular hicieron lo posible para tildar a esta reforma como de macetero debido a su escaza repartición de tierras, no reconociendo la creación de los mismos organismos institucionales que usaron para aplicar la siguiente reforma agraria: la CORA, INDAP y el CSFA, por ejemplo Jorge Rogers (militante DC y burócrata del ministerio de agricultura en este tiempo) en un libro titulado “ Dos Caminos para la reforma Agraria” habla de los proyectos que la DC desarrolló entre 1945 y 1965 (centrándose en el entonces Senador Frei Montalva y en el proyecto socialista) en este libro en ninguna parte se menciona la existencia de una reforma agraria anterior a 1965 asumiendo la reforma demócrata cristiana un proyecto épico para la agricultura chilena, la reforma agraria de 1962 para este autor no es más que “ el peligroso dogma de la infalibilidad de los técnicos” [18]. Por otro lado Jacques Chonchol en un inicio impulsor de la reforma de 1967 y ministro de Agricultura del gobierno de Salvador Allende en su libro “Historia de los sistemas agrarios en América Latina” reconoce que la reforma agraria chilena sólo se inicio en 1967 y no hay ningún otro cambio anterior (ni siquiera aparece en el apartado reforma conservadora). En este sentido es difícil encontrar quienes han reconocido las virtudes de esta reforma agraria centrándose sólo en el punto de la tenencia de la tierra, quienes sintetizan de buena manera la importancia esta reforma son los historiadores Simón Collier y William Sater que señalan que “a pesar de sus deficiencias, la legislación de 1962 realmente estableció el principio de la reforma de una vez y para siempre e impuso algunas responsabilidades mínimas a los terratenientes…”[19] además de la creación de los mecanismos señalados que permitieron la obra (que se recuerda) del gobierno demócrata cristiano y de la UP, que usaron a INDAP y a la CORA como una maquinaria imparable para llevar a cabo sus programas políticos.

De lo anterior se desprende una segunda cuestión que se le critica en demasía, que es que la reforma agraria no generó cambios revolucionarios y ese punto basta para no considerarla más que un apéndice, esto se desprende quizá de lo esencial que aparece en la crítica política: es la cuestión de la tenencia de la tierra. En este sentido vale recordar el mismo contexto en la cual se promulgó esta ley y por los votos de quien se aprobó, sería iluso pensar que una reforma de un gobierno de derecha impulsara una revolución social en el campo. En fin la reforma agraria, más que una reforma económica y técnica, como por ejemplo la veía el ingeniero Alessandri; para muchos otros sectores la reforma era ante todo política, de hecho “los políticos miran de otra manera el problema de la reforma agraria. El control de la tierra les dio a los grandes propietarios una función muy importante en la generación del poder político en Chile. Ellos, hasta hace pocos años decidían las elecciones. El problema del político de hoy es heredar la influencia del hacendado, más que de resolver los problemas de los campesinos”[20] para Conservadores y Liberales era mantener sus parcelas de poder, para los radicales era obtener nuevos votos en el agro (votos que no podía conseguir con la izquierda) y para la democracia cristiana, socialistas y comunistas era un proceso de redistribución de la tierra y emancipación del campesino del patrón, ningún sector político se centró en las mejoras que la ley hacia o podría llegar a hacer con algunos reparos a la vida de los campesinos y el mundo rural, como las viviendas, los servicios básicos u otro aspecto como el regadío y los transportes, la tenencia de la tierra copó el debate.

Las cifras respecto a la repartición de tierras durante la primera reforma agraria no son parejas, pero la mayoría están en el orden de las 60.000 hectáreas promedio que son las que se consideran para los 2 años que rigió la ley durante el mandato de Jorge Alessandri, sumadas a las 600.000 hectáreas repartidas entre 1959 y 1962 por la caja de colonización da un total de casi 700.000 hectáreas repartidas, el problema de por qué durante este gobierno no se creó tantos nuevos propietarios puede hallarse en raigambre conservadora y un aspecto económico “la reforma agraria se está aplicando con bastante retraso debido a que; desde que se aprobó la ley a fines de 1962 está en la fase organizativa de los instrumentos institucionales necesarios, fase que está llegando a su fin”[21] informaba el CIDA en 1966, por otro lado Chile consiguió los préstamos que requería “el Banco Mundial concedió también al país dos créditos con valor total de 24 millones de dólares de financiar la ejecución de un plan de fomento agropecuario” (…) la agencia pro desarrollo internacional haber acordado a favor de Chile otro préstamo de 15 millones de dólares para activar la inversión pública con base en el Plan de Desarrollo, y el BID le concedió uno más, por 8,5 millones, para la construcción de viviendas y obras de riego[22]. Sería el gobierno de Freo Montalva el que usaría dichos fondos.

Finalmente la reforma agraria fue una política redistributiva dirigida desde el mismo “ Estado al substituir a las organizaciones campesinas puede constituirse en un nuevo patrón que distribuye beneficio, pero que no resuelve el problema del que trabaja la tierra”[23] ya dejaría de ser el patrón de quien dependen los favores y sería el Estado y su maquinaria política, el esfuerzo del estado para industrializar al país mediante la CORFO asumía aquí la misma figura mediante la CORA que debía desarrollar el campo chileno todo enmarcado en el marco de la guerra fría y del Estado de Bienestar y el modelo de Crecimiento hacia dentro. Una vez ocurrido el quiebre institucional de 1973 y el 11 de septiembre el golpe de Estado la herencia de la primera reforma agraria (es decir la obra desarrollada por la segunda reforma por medio de la CORA, INDAP y CSFA) llegó a su fin en un proceso que se ha denominado como de contrarreforma agraria.

Conclusiones

Ahora bien ¿Bajo qué contexto se desenvolvió la reforma agraria? Se ha constatado que el panorama que rodeo a la promulgación de la ley de la primera reforma agraria estaba lejos de ser pacífico y violento, se vivía un clima de latencia por las protestas de años anteriores, el crecimiento de la espiral inflacionaria y las presiones de Estados Unidos por la creación de una reforma agraria para así obtener fondos, el gobierno de esta forma accediendo a las peticiones decidió optar por realizar una reforma más técnico – económico que social en cuanto a tenencia de la tierra.

En cuanto a ¿Por qué un gobierno de Derecha promovió una reforma agraria? El gobierno de derecha promovió la reforma agraria por las presiones y para mitigar el fantasma del marxismo, esta reforma fue muy acusada por todos los sectores no gobiernistas como limitada lo que le valió el apelativo de macetero y quizá no considerarla siquiera como reforma.

Y finalmente ¿Cuál fue el impacto real de la reforma agraria? El impacto real fue más bien poco en cuanto a tenencia de tierra, pero creo las estructuras necesarias para impulsar el desarrollo rural, sino no podríamos explicar que el gobierno de Freo Montalva usara la misma reforma para promover un plan de desarrollo agrario que debería haberse desarrollado entre 1965 y 1980

BIBLIOGRAFÍA

· “La Pequeña Carta de punta del Este”, Libro del Año Barsa 1962. Ed. Barsa impreso en los Estados Unidos de Norteamérica (1963)

· ALMEYDA. Clodomiro. (1961) ¿Reforma Agraria? Sin editorial.

· CIDA (1966) “Chile: Tenencia de la tierra y desarrollo socioeconómico del sector agrícola” Santiago de Chile: Taller gráfico hispano – suizo.

· COLLIER S, SATER W, (1999) Historia de Chile 1808 – 1994, Cambridge: Cambridge University Press.

· DOMINGUEZ, Oscar. (1963) El Condicionamiento de la reforma Agraria” Lovaina: Université Catholique de Louvain.

· GARRIDO, José; Cristián Guerrero y Ma. Soledad Valdés; (1988) “Historia Reforma Agraria en Chile”, Santiago de Chile: Editorial Universitaria.

· LLERAS CAMARGO, Alberto. (1965) “ La Alianza para el progreso y la creación de Estados modernos en la América latina, en libro de año Barsa 1964 Ed. Barsa impreso en los Estados Unidos de Norteamérica

· Mensaje de Su Excelencia el Presidente de la República Jorge Alessandri Rodríguez al congreso nacional, 21 de Mayo de 1963.

· MILOS, Pedro. (2007) “ Historia y memoria 2 de Abril de 1957” Santiago de Chile: LOM ediciones

· PINTO RODRIGUEZ, Jorge y FLORES CHÁVEZ, Jaime. (s.f) Cuadernillos de Docencia, Nº15 “ Chile en el Siglo XIX, Estadísticas” Departamento de Ciencias Sociales, Facultad de Educación y Humanidades, Universidad de La Frontera

· ROGERS, Jorge. (1966) Dos Caminos para la reforma agraria en Chile, Santiago de Chile: Ed. Orbe.

· Sociedad de Fomento agrícola Temuco (1946-1947) Jubileo de la sociedad de fomento agrícola de Temuco.


[1] “La Pequeña Carta de punta del Este”, Libro del Año Barsa 1962. Ed. Barsa impreso en los Estados Unidos de Norteamérica (1963) p.293

[2] LLERAS CAMARGO, Alberto. (1965) “ La Alianza para el progreso y la creación de Estados modernos en la América latina, en libro de año Barsa 1964 Ed. Barsa impreso en los Estados Unidos de Norteamérica, p.98

[3] Cifras y estadísticas en PINTO RODRIGUEZ, Jorge y FLORES CHÁVEZ, Jaime. (s.f) Cuadernillos de Docencia, Nº15 “ Chile en el Siglo XIX, Estadísticas” Departamento de Ciencias Sociales, Facultad de Educación y Humanidades, Universidad de La Frontera pp.15-16

[4] Cifras en: CIDA (1966) “Chile: Tenencia de la tierra y desarrollo socioeconómico del sector agrícola” Santiago de Chile: Taller gráfico hispano – suizo. Pp.42-43

[5] CIDA. Op.Cit p.250

[6] En Sociedad de Fomento agrícola Temuco (1946-1947) Jubileo de la sociedad de fomento agrícola de Temuco. p.3

[7] MILOS, Pedro. (2007) “ Historia y memoria 2 de Abril de 1957” Santiago de Chile: LOM ediciones p.558

[8] DOMINGUEZ, Oscar. (1963) El Condicionamiento de la reforma Agraria” Lovaina: Université Catholique de Louvain. p.94

[9] Mensaje de Su Excelencia el Presidente de la República Jorge Alessandri Rodríguez al congreso nacional, 21 de Mayo de 1963. p.331

[10] GARRIDO, José; Cristián Guerrero y Ma. Soledad Valdés; (1988) “Historia Reforma Agraria en Chile”, Santiago de Chile: Editorial Universitaria.

[11] Art.11º de la ley de reforma agraria 15.020

[12] Art 5º de la ley de reforma agraria 15.020

[13] Mensaje presidencial…op.cit. p.331

[14] GARRIDO, José et Al. Op.Cit p.114

[15] GARRIDO, José et Al. Op.Cit p.90

[16] ALMEYDA. Clodomiro. (1961) ¿Reforma Agraria? Sin editorial. p.5

[17] Ibid.

[18] ROGERS, Jorge. (1966) Dos Caminos para la reforma agraria en Chile, Santiago de Chile: Ed. Orbe. p.136

[19] COLLIER S, SATER W, (1999) Historia de Chile 1808 – 1994, Cambridge: Cambridge University Press. p.244

[20] DOMINGUEZ, Oscar. Op.Cit p.146

[21] CIDA. Op.Cit p.255

[22] Barsa 1964 Ed. Barsa impreso en los Estados Unidos de Norteamérica, p.109

[23] DOMINGUEZ, Oscar. Op.Cit p.148

Anuncios